18 de enero de 2018

¿La voz como interfaz general?

"La tecnología de reconocimiento de voz transforma nuestro modo de relacionarnos con los dispositivos" dice El País, de España (7/1/2018). Solamente en Estados Unidos, se han vendido más de 20 millones de Amazon Echo, los parlantes que funcionan con Alexa (BBC, 7/1/2018). Según la consultora Tractica, se calcula que en 2018 los ayudantes virtuales alcanzarán los 1.000 millones de usuarios (El País). La adopción masiva de esta tecnología tiene múltiples consecuencia y no deja a todos tranquilos. 
"Alexa, pon mi canción favorita. Alexa, hazme la lista de la compra y ordénala por internet. Léeme mi email; dime qué planes tengo para este fin de semana; dame la dirección de mi casa." Alexa lo sabe todo sobre ti, porque tú se lo has ido contando. (BBC, 7/1/2018)
Los asistentes de voz, como Alexa de Amazon, Siri de Apple y Google Assistant, ofrecen todo tipo de respuesta aunque, para funcionar correctamente necesitan saber "todo" acerca de uno (y memorizan todo lo que se les pide). Aunque se los activa con una palabra clave (como "Ok Google" o "Alexa"), por lo que deben estar escuchando siempre, la duda es si graban y analizan solo lo que se les pregunta.

Según la BBC, Tom Henderson, de la revista tecnológica Network World, considera que los asistentes virtuales van a generar muchos problemas. "No sólo las grabaciones se sitúan en el centro de los litigios, sino que además faltan medidas de seguridad. No hay ningún sistema, ninguna prueba, ningún estándar", afirma (BBC, 7/1/2018). Según Amazon, "Alexa no graba ni almacena ningún dato más allá de lo que sea dicho después de activar el asistente mediante un comando de voz". Pero esta respuesta no aclara nada: ¿como sabe donde termina "lo dicho después de..."? Al menos se puede verificar y se puede borrar lo conservado en el "Historial" a través de los "Ajustes" de Alexa o "Mi actividad"de Google. Aunque si se borra, la calidad del servicio bajará...

Pero Henderson ve también ahí otra amenaza: "Apenas estamos asomándonos al abismo de los hacks a los asistentes digitales. Lo peor todavía está por llegar." (BBC). Que un tercero trate de hacerse pasar por nosotros no sería posible, porque incluso una grabación de nuestra voz se reconoce fácilmente como diferente, pero la piratería puede atacar las transmisiones y los centros de datos.



La voz es, evidentemente, nuestra manera más natural de comunicación. Poder controlar los aparatos con ella cambia la relación entre hombre y máquina pero requiere avances importantes en el reconocimiento del lenguaje y más aún en la interpretación de los mensajes orales por los nuevos equipos digitales. Según Google, la comprensión del lenguaje natural en inglés es efectiva en un 95% a 99%, mientras en español no pasa de 85% (El País).
"Amazon fue pionera en el espacio de asistente personal controlado por voz, y ahora está a punto de vencer a la competencia. Google Home todavía está en su primera encarnación y el HomePod de Apple aún no se ha enviado, mientras que Amazon está revolucionando y completando su línea Echo original. Además de Tap, Dot y Show, hay un nuevo Echo con acabados modificables, el Echo Plus con un hub de inicio inteligente incorporado y el Echo Spot, un eco de cabecera con una pequeña pantalla. Amazon también anunció un adaptador de $ 35 que le permite abandonar su teléfono fijo y usar su Echo para hacer llamadas de voz.
Aquellos de ustedes con BMW también podrán hablar con Alexa, a partir de 2018, anunció el fabricante de autos." (PC Mag, 27/9/2017)
Los nuevos equipos TP Link, Philips Hue y Wemo también pueden ser operados con Alexa.

Hay aquí también un nuevo desafío para la prensa: poder dar las noticias en respuesta a los asistentes digitales.

12 de enero de 2018

Comunicación y entropía

Cada vez que utilizamos un medio digital para comunicarnos ocurren dos cosas:
  • gastamos energía, lo cual aumenta la entropía del universo (calor irrecuperable)
  • producimos información, lo cual es negentropía (entropía negativa), según la definición de Shannon y Weaver.
La información, supuestamente, es una producción de orden y se podría creer, ingenuamente, que esta negentropía compensa la entropía, pero no es así: no son realidades del mismo orden. Un corolario de las leyes de la termodinámica (el aumento de la entropía corresponde a su segunda ley) señala que es más difícil destruir que construir. Un ejemplo clásico es el de las civilizaciones desaparecidas, como  la azteca, que señala el físico Michio Kaku al analizar estas leyes:
"El hecho de que la entropía total siempre aumenta subyace en el corazón de la historia humana tanto como de la madre naturaleza. Según la segunda ley, es más fácil destruir que construir. Algo para cuya creación se necesitarían miles de años, como el gran imperio azteca de México, puede destruirse en cuestión de meses; y esto es lo que sucedió cuando grupos de conquistadores españoles, pertrechados con caballos y armas de fuego, acabaron con dicho imperio." (La física de lo imposible, p.310)
Pensemos ahora en la abundantísima información que se produce y difunde en los medios digitales.

¿De toda esta información, cuánta, realmente, introduce orden y sería "negentropía" en el orden del conocimiento? Las noticias falsas, el bullying, los trolls solo introducen más caos. Si entendemos información como "pareja" del conocimiento, - como me parece que debería ser - debemos concluir que los mismos medios han abierto la puerta a una inflación entrópica (caos) en el orden del saber de una enorme cantidad de personas, o sea en la sociedad, y nos encontramos ante una lucha entre la negentropía legítima y la entropía informativa. En la termodinámica, el resultado final es conocido y el escape imposible. es la victoria del caos y la "muerte térmica". Pero aún falta el equivalente a un físico que sea capaz de formular las "leyes de la información", si las hubiese, para poder enfrentar el futuro. La historia ya ha rendido un veredicto poco esperanzador, que equivale al de la física: "Es más fácil destruir que construir." ¿Destruiremos nuestra cultura o seremos capaces de controlar las fuerzas del desorden?