15 de noviembre de 2018

Nuevos formatos en la prensa

El periodismo se encuentra enfrentado con un doble desafío: pasar de la era del impreso a la era digital y, en esta, de la pantalla grande a la minúscula pantalla de los teléfonos móviles.
“El móvil es el nuevo papel de nuestras noticias. Para las noticias de calidad, ya sea a través de un video, un texto con infografía, un interactivo, un podcast.. la relación la establecemos con este dispositivo. Y los periodistas no hemos hecho aún el esfuerzo necesario como otras empresas, como Google, Cabify... por cambiarle la vida a la gente a través del móvil. El gran desafío de una empresa periodística es pensar en apps.” (E.Arriagada, Medium, 29/08/2018)
Los primeros intentos de apps, como señala el mismo Arriagada, no tuvieron éxito, por demasiado básicas y poco atractivas, debido a una falta de dominio de la tecnología y de la ciencia de la experiencia de usuario. “Tenemos que ser expertos en cómo funciona la gente, el lector, en los móviles” (ibidem), y esto aún falta salvo en algunas raras experiencia exitosas, como la del Washington Post.

Adaptarse puede significar “reinventar la prensa”, como piensan en la BBC:
“El equipo de I+D de la BBC ha compartido recientemente los primeros resultados de su proyecto ‘Reinventing News Stories’ con el que pretende descubrir nuevos formatos informativos que funcionen bien entre la audiencia. En la fase inicial del proyecto ha creado doce prototipos con formatos innovadores y los ha probado con jóvenes de 18 a 26 años de edad, la llamada Generación Z. […] Los cuatro prototipos que funcionaron mejor fueron los siguientes:
- "Expander": contenido incrustado. Este formato ofrece información adicional sobre la noticia escondida en cajas expandibles. Un símbolo amarillo junto a la palabra clave indica que hay información adicional que se puede desplegar en la misma página, sin necesidad de acceder a otra.[...]
- "Incremental": escoge tu propio formato. Este formato divide la historia en varias secciones y permite al usuario consumir cada una de estas partes en el formato que prefiera, ya sea vídeo, texto corto, texto largo… o simplemente saltársela.[...]
- "Viewpoints": Un formato que ofrece distintas opiniones sobre un tema para ayudar a los usuarios a formarse la suya propia. Se presenta como una serie de tarjetas. La primera plantea el tema de manera general y da paso a las siguientes, en las que a través de un vídeo de corta duración se defiende una postura y la opuesta. Finalmente, otra tarjeta muestra una encuesta sobre el tema.[...]
- "Fastforward": vídeo en el que se puede hacer scroll.” (Nieman Lab)
La prensa, sin duda, tiene claro que el uso de imágenes aumenta el tráfico (más 12% en el caso de los infográficos)." (Demand Gen Report,17/09/2014) 
Los reportajes fotográficos en forma de “fotoblog” también son otra forma innovadora exitosa, como “Humans of New York”, iniciado en 2010 por el fotógrafo Brandon Stanton y que acumula 25 millones de seguidores (Podger, Ijnet, 12/07/2018). 

Con el uso creciente de los móviles para informarse, la infografía propia de periódicos impresos enfrenta un problema serio de adaptación: el de la reducción de tamaño. Los megagráficos – de página entera o media página – son evidentemente los más afectados, volviéndose ilegibles si se reducen de tamaño, como en la ilustración conmemorativa de los 400 años de la iglesia San Francisco en Santiago de Chile (El Mercurio, 23/09/2018) y a propósito de una exposición de la obra de “La primavera” de Botticelli (El Mercurio, 13/10/2018). La solución encontrada, aparte de una versión que es una digitalización de la versión impresa, únicamente legible en pantalla de un PC y haciendo scrolling, fue crear una “app” que muestra  imágenes de detalles visibles en el smartphone, aunque mayores que su pantalla pero deslizables. Pero para acceder a ellas, se requiere captar con el móvil – en la versión impresa o su digitalización para PC –  un código QR, procedimiento un tanto extraño. 
El aviso de portada:

Screenshots de la app:









Existen soluciones más fáciles, tanto para el acceso como para visualizar todo, recurriendo por ejemplo a una secuencia lineal o interactiva, o bien recurriendo a la infografía dinámica, en que la parte explicativa (verbal) se separa y se exhibe al ‘clickear’ o simplemente pasando el dedo o puntero sobre diversos elementos de la gráfica.

The New York Times ha publicado una mapa interactivo de las elecciones de 2016 en los Estados Unidos en un artículo titulado “Political Bubbles and Hidden Diversity: Highlights From a Very Detailed Map of the 2016 Election”. Ahí examina algunos de los patrones, puntos de vista e incoherencias más interesantes en cada uno de unos 168.000 recintos de votación, donde se muestra la cantidad exacta de votos Por cierto, es conveniente verlo en una pantalla grande. (Coolinfographics, 4/09/2018)

La prensa también “importó” los comics, como las “New York Stories” de The New York Times o como el titulado “La Grieta”, sobre los problemas fronterizos y de inmigrantes en Europa.

La prensa, además, ha adoptado ocasionalmente los videos en 360° que, lamentablemente, se designan muchas veces equivocadamente como “realidad virtual”. Buenos ejemplos son los que captan vivencias, claramente mejor que un texto escrito: es el “storyliving” reemplazando al “storytelling”, frente en el campo del marketing pero, evidentemente, de gran interés y potencial para el periodismo.  Pero una verdadera realidad virtual (con posibilidad, para el “lector” de desplazarse tridimensionalmente en el escenario, podría pasar a ser un nuevo paso que la prensa deberá dar, al menos en casos muy específicos (dada la complejidad y el costo):
“The VR journalism of tomorrow won’t look much like the video and text-based journalism of today.
That’s clear, judging by a new ethnographic study from the Google News Lab that examines how VR’s unique traits will affect how journalists tell stories in the medium.
Here are a few highlights from the study:
— Effective VR experiences are designed around “storyliving,” not just storytelling. Rather than passive consumers, VR viewers should be active participants in the stories they’re watching.
— VR is impressionistic. Viewers often struggle to remember exact details from VR experiences, and instead recall VR experiences as if they’ve lived them — which is to say, imperfectly.
— What makes VR compelling for viewers? Participation, embodiment, and “a sense of total freedom.”
       — “Shapeshifting” in VR can be a more effective way to help people better understand complex issues." (Bilton)
Aunque la realidad virtual escapa evidentemente de las posibilidades de los diarios impresos, algunos han hecho inserciones de imágenes que, al ser captadas con la cámara de un celular, lanzan la app ‘Crowd Up’ y exhiben videos de RV asociados a ellas. (El Mercurio, 29/09/2018)

8 de noviembre de 2018

Enfrentando las imágenes falsas

Hay dos formas principales de lidiar con el desafío de verificar las imágenes, explica Farid. Lo primero es buscar modificaciones en una imagen. Los expertos en imágenes forenses utilizan técnicas computacionales para elegir si los píxeles o metadatos parecen alterados. Pueden buscar sombras o reflejos que no cumplan con las leyes de la física, por ejemplo, o verificar cuántas veces se ha comprimido un archivo de imagen para determinar si se ha guardado varias veces. 

El segundo y más reciente método es verificar la integridad de una imagen en el momento en que se toma. Esto implica realizar docenas de controles para asegurarse de que el fotógrafo no esté intentando falsificar los datos de ubicación y la marca de tiempo del dispositivo. ¿Las coordenadas de la cámara, la zona horaria y la altitud y las redes de Wi-Fi cercanas se corroboran entre sí? ¿Se refracta la luz en la imagen como lo haría para una escena tridimensional? ¿O alguien está tomando una foto de otra foto bidimensional? Dos nuevas empresas, la estadounidense Truepic y la británica Serelay, ahora están trabajando para comercializar esta idea. Han adoptado enfoques similares: cada uno tiene aplicaciones gratuitas de cámara iOS y Android que utilizan algoritmos patentados para verificar automáticamente las fotos cuando se toman. Si una imagen se vuelve viral, puede compararse con la original para verificar si ha conservado su integridad. 

Si bien Truepic carga las imágenes de sus usuarios y las almacena en sus servidores, Serelay almacena una especie de huella digital digital mediante el cálculo de unos cien valores matemáticos de cada imagen. [Pero] los usuarios deben usar el software de verificación en lugar de la aplicación de la cámara en su teléfono. (MIT Tech Review, 1/11/2018) (Al lado, un reporte de autentificación de Serelay)